La importancia del plano emocional en la relación médico - paciente